No todas las testimoniales de menores de edad pueden considerarse referenciales en casos de violencia familiar

Así lo ha establecido la Sala Civil Transitoria de la Corte Suprema de la República, en la sentencia recaída en Casación N.º 2184-2014-CUSCO, publicada en el Diario Oficial El Peruano el 1 de febrero de 2016.

En el Cusco, el Ministerio Público interpuso una demanda de violencia familiar en la modalidad de maltrato físico contra V. M. D., por presuntamente haber agredido física y verbalmente a su cuñada L. T. G., fundamentando su demanda, principalmente, en los testimonios aportados por los familiares de la agraviada.

El demandado contesta la demanda, negando totalmente su presencia durante los hechos, pues en el momento de la agresión alegada se encontraba junto con dos personas, entre ellas una menor de edad (P. S. M.), quien presentó su testimonio afirmando lo señalado por el demandado.

El a quo declaró infundada la demanda por considerar insuficiente las pruebas aportadas al proceso, señalando que:

“[…] no se advierten conclusiones válidas para que el Juez decida amparar la demanda y que no se ha realizado una valoración debida de las pruebas por hechos que -asumen- no han sido estimados […]. No hay una precisión exacta, en cuanto concierne a la hora o momento aproximado en que pudieron haberse ejecutado los hechos de violencia doméstica”. [Subrayado agregado].

El ad quem, en su sentencia de vista revoca la apelada y, en consecuencia, la declara fundada, considerando, entre otras razones, que:

“[…] P. S. M., declaró ser amiga del demandado y que el día uno de noviembre de dos mil doce a horas 12:15 pm, aproximadamente, ella, en compañía de su madre […], sostuvieron una conversación con el demandado sobre temas de la separación de [esta última]; debido a la minoría de edad de ese entonces, esta declaración es considerada como testimonio referencial […]. Esta resulta ser una prueba débil frente a los medios probatorios que acreditan la existencia de violencia familiar […]”      . [Subrayado agregado].

La Corte Suprema declara fundado el recurso de casación interpuesto por el demandado y revoca la sentencia de vista, señalando que:

“[…] [l]a Sala Superior ha calificado la declaración testimonial de P. S. M. como una referencial por tener minoría de edad, sin tener en cuenta que el artículo 222 del Código [P]rocesal Civil admite y permite la declaración de menores de edad, más aún cuando dicha prueba no ha sido tachada por la agraviada […] [l]a sentencia de vista recurrida contraviene el debido proceso y la tutela jurisdiccional efectiva en su dimensión de infracción al deber tuitivo de todo justiciable, pues no se ha emitido pronunciamiento de acuerdo a lo actuado y a los medios probatorios aportados, al no ser valorados en forma conjunta, utilizando una apreciación sesgada de los mismos, lo cual conlleva una clara infracción de orden procesal respecto a la disposición denunciada”. [Subrayado agregado].