Es improcedente la demanda de inconstitucionalidad de decretos supremos

El Tribunal Constitucional (TC) declaró por unanimidad improcedente la demanda de inconstitucionalidad interpuesta por el ciudadano Manuel Romero Daga, solicitando la nulidad del Decreto Supremo N.º 080-2015-PCM, el cual convocó a las elecciones generales del próximo 10 de abril para la elección del presidente de la república, vicepresidentes, congresistas, y representantes peruanos ante el parlamento andino.

El auto recaído en el expediente N.º 005-2016-PI/TC (http://bit.ly/1UIoYSB)  recuerda que las demandas de inconstitucionalidad, de conformidad con el artículo 77 del Código Procesal Constitucional y del artículo 200, inciso 4 de la Constitución, proceden contra las normas que tienen rango de ley, es decir, leyes, decretos legislativos, decretos de urgencia, reglamento del Congreso, normas regionales de carácter general y ordenanzas municipales que contravengan la Constitución, en la forma o en el fondo.

En el presente caso, la demanda es improcedente porque la norma impugnada es un Decreto Supremo, el cual carece del rango de ley exigido.

La decisión del Tribunal Constitucional precisa además, que de acuerdo a lo establecido en el artículo 203, inciso 5 de la Constitución, los artículos 98 y 102, inciso 3 del Código Procesal Constitucional, están facultados para interponer demandas de inconstitucionalidad contra normas que tienen rango de ley, un mínimo de cinco mil ciudadanos con firmas comprobadas por el Jurado Nacional de Elecciones, lo que no ocurrió en la presente demanda.

Fuente: portal web del Tribunal Constitucional, 05/04/16.