Corte Suprema: el origen del caso fortuito debe constatarse y revisarse para la correcta suspensión de labores

La causa del caso fortuito o fuerza mayor que una empresa alegue para la suspensión temporal perfecta de labores no solo debe ser constatada sino también revisada por la autoridad de trabajo a fin de evitar que el empleador pueda aprovecharse de su propia negligencia.

Asimismo, la constatación además de los días no laborables que impidan la comunicación inmediata deberá considerarse para fijar el grado de inmediatez entre aquel caso fortuito o fuerza mayor y la comunicación de esta eventualidad a la autoridad de trabajo.

Estos criterios jurisprudenciales se desprenden de la sentencia recaída en la Casación N° 1203-2011 Piura, expedida por la Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente de la Corte Suprema de Justicia.

Fundamento

A criterio del supremo tribunal, si bien el artículo 15 del D. Leg. N° 728 no fija el plazo para hacer de conocimiento de la autoridad de trabajo la suspensión de labores por caso fortuito, sí señala el adverbio de tiempo: “inmediatamente”.

A su juicio esto constituye un concepto indeterminado que debe ser precisado por el intérprete atendiendo a cada caso concreto, siendo uno de los criterios a considerarse la constatación de días no laborables o las circunstancias concretas que hayan imposibilitado la comunicación rápida, de haberse dado.

En este caso, la empresa demandada alegaba que una falla mecánica constituía un caso fortuito por lo que procedió a la suspensión de labores.

En opinión de la sala suprema se debió verificar si tal falla se dio pese al actuar diligente de la empresa, o si se originó por un incorrecto uso de los operadores, y si se observaron los períodos de mantenimiento o supervisión de las máquinas que se paralizaron. Todo ello, para descartar la previsibilidad del acontecimiento.

Por la suspensión perfecta de labores, el empleador no está obligado a pagar la remuneración dado que no existió prestación efectiva de servicios, pero requiere aprobación posterior de la autoridad de trabajo, refiere el fallo.

Fuente: “El Peruano”, 25 de junio de 2015