Existe infracción al debido proceso por desestimar reiteradamente la demanda que no especifica la causal de nulidad

Para la Corte  Suprema la Sala Superior, en su afán desmedido  por el formalismo ha obviado aplicar válidamente la norma pertinente frente a los hechos expuestos por el demandante al momento de imponer su demanda, en el que solicita la nulidad  de distintos actos jurídicos.

En la Casación N.° 2065-2013 Arequipa se demandó la nulidad de varios actos jurídicos; entre ellos la nulidad en la escritura pública que contenía la declaración de prescripción adquisitiva, así como la nulidad de la resolución del notario por la que se declaró propietario al demandado. No obstante, se demandó el cobro de daños y perjuicios por la suma de S/. 70.000.00 y la cancelación de los asientos registrales.

Posteriormente, al contestar la demanda interpone la excepción de oscuridad y ambigüedad en el modo de proponer la demanda, la cual el A quo declaro infundada. Y siguiendo el proceso declaro fundada la demanda de nulidad de acto jurídico en todos sus extremos. Por su parte, el A quem revoca la decisión, en parte, y declara fundada la excepción de ambigüedad y oscuridad señalando:

“Los recurrentes no han especificado cuáles son las causales de nulidad para cada acto jurídico cuestionado, así como tampoco han precisado cual es el daño que alegan y el monto solicitado por cada uno de ellos”. (f. j. 4)

Para la Corte Suprema existe un afán formalista por parte de la Sala Revisora que ha obviado aplicar la norma pertinente frente a hechos expuestos. Asimismo, al existir una decisión que si bien fue suspendida, no ha sido diligente la Sala con su proceder al no aplicar el artículo VII del Título Preliminar lo que ha causado que no se hayan subsanado las deficiencias y el caso lleve más de 10 años hasta la fecha de iniciado. Trascribimos una parte de la sentencia:

“[El] Colegiado Superior, no solo ha omitido en advertir que de por medio existe una decisión [sentencia] que si bien es cierto la ha suspendido cuando revoca el auto que declaró infundada la excepción de oscuridad y ambigüedad en el modo de proponer la demanda para declararla fundada, sino que tampoco ha sido diligente frente a las consecuencias de su proceder, pues no se concibe como es que desde el año dos mil tres hasta la fecha [más de diez años], el actor no haya logrado subsanar las deficiencias que solo advierte la recurrida, cuando de su petitorio se puede disgregar las causales de nulidad para cada acto jurídico contenidas en el artículo 219 del Código Civil, por tanto, su reiterada negación de estimar la demanda ha vulnerado las normas del debido proceso y de la tutela jurisdiccional efectiva, viciándola con la nulidad respectiva, a fin de que la Sala Superior aplique las providencias contenidas en el artículo VII del Título Preliminar del Código Procesal Civil.” (f. j. 7)