No procede discutirse el mejor derecho de propiedad en un proceso de desalojo por ocupación precaria

Así lo ha señalado la Sala Civil Transitoria de la Corte Suprema de Justicia, mediante Casación N.º 1389-2014-Lima, publicada el 1 de marzo del 2016 en el diario oficial El Peruano, en el marco de un proceso de desalojo por ocupación precaria iniciado por la señora RCE contra JVD.

El caso comienza cuando la señora RCE interpone una demanda de desalojo por ocupación precaria contra JVD, a fin de que esta desocupe el inmueble de su propiedad. La demandante sustenta, por una parte, su derecho de propiedad mediante una partida registral que la acredita como propietaria y alega, por otro lado, la ausencia de justo título de la parte demandada. JVD contesta la demanda señalando que el título en virtud del cual la demandante alega haber adquirido la propiedad es nulo, toda vez que si bien manifiesta haberlo adquirido por subasta administrativa efectuada por la Sunat, a la fecha en que se produjo el remate, la propiedad del inmueble le pertenecía a un tercero (EW).

El juez a quo declara fundada la demanda por el siguiente motivo:

“De la Ficha Registral del predio sub litis se puede verificar que si bien la empresa EW tenía el dominio del bien, la parte accionante adquiere el predio por adjudicación, sin que se anote asiento registral alguno que enerve su validez […] La emplazada no ha acreditado tener alguna relación  contractual o título válido que justifique el derecho de posesión sobre el citado inmueble” [subrayado agregado].

Sin embargo, apelada la sentencia, el ad quem la revoca y reforma, declarando improcedente la demanda, tras considerar que existe controversia con respecto al título que acredita la propiedad de la demandante:

Se evidencia la existencia de controversia sobre la titularidad del bien, lo que corresponde ser dilucidado en la vía judicial pertinente, como efectivamente está sucediendo en el proceso sobre mejor derecho de propiedad […], tramitado ante el Décimo Sétimo Juzgado Especializado en lo Civil de Lima, seguido por EW contra [RCE]; en tal sentido, lo referente a la discusión de la titularidad del bien no puede ser dilucidado en este tipo de procesos sumarios, así como tampoco es posible emitir juicio sobre la pretensión planteada para determinar si la demandada tiene o no [la] condición [de] precaria, considerando dicha incertidumbre” [subrayado agregado].

Finalmente, la Corte Suprema casa la sentencia de vista por los siguientes motivos:

“[E]n el proceso sobre desalojo por ocupación precaria, la pretensión procesal está dirigida a que el emplazado desocupe el inmueble materia de litis; consecuentemente, la esencia de dicho proceso no consiste en determinar o resolver en definitiva el derecho de propiedad […] [L]a decisión arribada por los Jueces Superiores no sólo se contrapone a los fundamentos del precedente vinculante precitado [IV Pleno Casatorio] al declarar la improcedencia de la demanda, sino que además afecta el derecho a la tutela jurisdiccional efectiva, al inobservar la esencia del presente proceso, que consiste […] en determinar la validez de la restitución o la entrega de la posesión en base a un título válido y suficiente que la justifique, frente a la ausencia de título o fenecimiento del que tuvo la parte ocupante, […] lo cual se encuentra plenamente acreditado en el caso de autos” [subrayado agregado].