Se puede recusar a los árbitros si existen vínculos familiares

La corte suprema considera que la causal de recusación por parentesco entre árbitros debe ser informada al momento de proponerse su nombramiento. Esto implica que sea antes de proceder a la conformación del tribunal arbitral.

 

Es limitativo y restrictivo que la causal de recusación solo proceda de la parte que ha tomado conocimiento de dicha causal, pues, se preferiría la aplicación estricta del plazo legal frente al derecho de las partes de obtener un laudo con todas las garantías de independencia e imparcialidad en las que se debe fundar todo proceso.

 

En la casación N° 888-2013 Piura, en líneas generales, los árbitros faltaron a su deber de informar las causales de recusación debido al parentesco por afinidad existente entre ambos árbitros.

 

Pues, “si bien en el artículo 28 de la Ley Nº 265721 no se encuentra expresamente recogido como causal de recusación los vínculos familiares por consanguinidad o afinidad, lo cierto es que, el parentesco puede ser perfectamente enmarcado dentro del tercer inciso de dicho artículo, que prescribe que procede recusación cuando existan circunstancias que den lugar a dudas justificadas respecto de la imparcialidad o independencia de los árbitros.”(fundamento jurídico 4)

 

En ese sentido, se desprende que el parentesco entre árbitros constituye una causal de recusación implícita dado que genera dudas justificadas respecto a las garantías de independencia e imparcialidad para emitir el laudo.

Véase el texto de la sentencia aquí