Entra en vigencia Ley que restringe patria potestad por comisión de delitos graves


La Ley N.° 30323 (El Peruano, 07-05-15) modifica los artículos 107 y 108-B del Código Penal que tipifican a los delitos de parricidio y feminicidio determinando la inhabilitación de los autores para el ejercicio de la patria potestad, tutela o curatela. Asimismo, establece que se extingue o pierde la patria potestad al ser condenado por otros graves delitos.

El congresista Juan Carlos Eguren, presidente de la Comisión de Justicia del Congreso, manifestó que la norma busca proteger y defender a los niños y adolescentes cuyos padres se ven involucrados en delitos execrables como el parricidio y feminicidio, entre otros.

Añadió que la ley también suspende la patria potestad cuando se ha abierto proceso penal al padre o la madre por delito en agravio de sus hijos o por los delitos previstos en los artículos 107, 108-B, 110, 125, 148-A, 153, 153-A, 170, 171, 172,173, 173-A, 174, 175, 176, 176-A, 177, 179, 179-A, 180, 181, 183-A, 183-B del Código Penal y los delitos establecidos en la Ley 25475. Eguren añadió que el ejercicio de la patria potestad también queda restringido en el caso de terrorismo.

En el debate de este proyecto, la Presidenta del Congreso dijo que era inadmisible que un padre, después de haber dado muerte a la madre de un menor o adolescente, aún pueda continuar ejerciendo la patria potestad o tutela. Señaló que es necesario evitar hechos que menoscaben la protección adecuada de los menores. “Cuando una persona asesina a la madre, causa a su hijo un perjuicio grave e irreparable, pero cuando además esa persona es el propio padre, el trauma es aún mayor”, expresó Solórzano.

Recordó que nuestro país se encuentra obligado internacionalmente con la firma de la Convención sobre los Derechos del Niño, que en su artículo 3º establece que “en todas las medidas concernientes a los niños que tomen las instituciones públicas o privadas de bienestar social, los tribunales, las autoridades administrativas o los órganos legislativos, deberán tener una consideración primordial a que se atenderá será el interés superior del niño”.

Igualmente, que “los Estados partes se comprometen a asegurar al niño la protección y el cuidado que sean necesarios para su bienestar, teniendo en cuenta los derechos y deberes de sus padres, tutores u otras personas responsables de él ante la ley y con ese fin tomarán todas las medidas legislativas y administrativas necesarias”.

En este sentido, esta nueva norma modifica los artículos 107º y 108º-B del Código Penal, así como los artículos 75º y 77º del Código de los Niños y Adolescentes y el artículo 471º del Código Civil.

La patria potestad se restituye cuando desaparezcan los hechos que lo motivaron, salvo la declaración de pérdida de ese derecho por sentencia condenatoria por la comisión de delito doloso en agravio del hijo o en perjuicio del mismo o por cualquiera de los delitos previstos en los artículos citados del Código Penal.