Observación de Ley puede detener reforma del sistema pensionario

Uno de los puntos más álgidos durante el debate desarrollado en el transcurso de ese año fue cuando la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) presentó el proyecto para modificar las tablas de mortalidad, con lo que se elevaba la esperanza de vida para los hombres a 87 años y para las mujeres a 90. Es decir, que en ambos casos el aumento de la esperanza de vida era de 3 años.

 Esta medida, que hubiera entrado en vigencia el 1º de enero del 2016, trajo consigo una serie de cuestionamientos de diversos expertos, quienes consideraban que los afiliados  próximos a jubilarse recibirían una pensión menor.

 Así, se criticó a la SBS por no informar oportunamente del cambio en las tablas de mortalidad, cuya presión llevó a la entidad a postergar su decisión. En aquel entonces, el jefe de la SBS, Daniel Schydlowsky, informó a través de un comunicado que se dejaba sin efecto la aplicación de las nuevas tablas de mortalidad para velar por los afiliados al SPP, los asegurados y los ahorristas del sistema financiero nacional.  

  Otro de los puntos controversiales que generó debate el año pasado fue la aprobación del Congreso para que se pueda retirar el 95,5% de los fondos de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) al llegar a los 65 años. Esta decisión aún está a la espera de que el presidente Ollanta Humala la observe o la promulgue.  

 Según el experto en seguridad social y AFP, Fernando Muñoz-Nájar, esta es una mala iniciativa porque va a desproteger a muchos de los jubilados y los expondrá a perder su dinero. Mientras que el Sistema Privado de Pensiones se quedará sin pensiones y ya no cumpliría con su objetivo.

 "Se estaría negando la finalidad del sistema de pensiones para lo cual fue creado. Durante el 2015 no se han visto los principales problemas que tiene el sistema, ya que solo el 20% de la Población Económicamente Activa (PEA) es la que tiene derecho y acceso a algunos de los sistemas de pensión y esta falencia no se ha corregido el Congreso. Al igual que el sistema público, no funciona como debe ser porque solo paga la pensión a uno de cada dos aportantes, ya que no llegan a tener los 20 años de aportes, entonces se quedan sin pensión", manifestó.

 Agregó que el 2015 se tuvo un desbalance en el sistema, por lo que se espera que en este año se realice la reforma de la mano con un cambio laboral para ampliar la cobertura del sistema de pensiones.

 Por su parte, el economista Eduardo Morón sostuvo que al liberar los fondos se pone en riesgo la capacidad del resto de personas que sí tengan recursos para financiar su vejez, ya que se está usando el supuesto de que las personas van a tener emprendimientos rentables a partir de los 65 años y que no tendrán problemas de salud para trabajar los siguientes años, pero en sí los están llenando de riesgos. 

 Ante la posibilidad de que prospere esta propuesta, Walter Bayly, gerente general del Banco de Crédito BCP, matriz de Prima AFP, salió a proponer una serie de sugerencias para seguir con la reforma del SPP. 

 Entre ellas destaca que cualquier empresa del sistema financiero pueda ofrecer fondos previsionales para generar mayor competencia.

 Además, que en el caso de que el afiliado sufra una enfermedad terminal pueda disponer del 100% de sus fondos así como que a aquel afiliado que no vaya a recibir una pensión digna al momento de su jubilación (se estima un monto menor acumulado de S/. 50 mil) se le devuelva lo acumulado en su fondo de pensiones.

 Las otras dos propuestas de Bayly hablan de permitir que el afiliado al jubilarse pueda solicitar a las compañías de seguros una pensión a plazo fijo a 20, 25 o 30 años; y, finalmente, de que el fondo pueda ser utilizado para la compra de una primera vivienda.

 Al respecto, José Luis Galarreta, miembro titular de la Comisión de Economía del Congreso, recordó que hace dos años y medio, desde el Parlamento, se propuso una reforma integral que tocaba muchos de los temas que hoy se tildan de populistas de cara a una campaña electoral. 

 Hay que indicar que además de la autógrafa que permitiría liberar el 95,5% de los fondos de las AFP, está el planteamiento para que con esa parte de los fondos previsionales se pueda adquirir una vivienda.

 “Excepcionalmente, el afiliado al SPP podrá usar el 25% del fondo acumulado en su Cuenta Individual de Capitalización como garantía para la cuota inicial de un crédito hipotecario para la compra de una primera vivienda en cualquier momento de su afiliación”, señala el texto de dicha autógrafa, la cual se encuentra en manos del Ejecutivo desde el pasado 16 de diciembre del 2015.

 El presidente de la Asociación de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AAFP), Luis Valdivieso, consideró que   no se debe desvirtuar el sistema previsional de pensiones.

 "La gente que está en el sector privado ahorra muy poco, en promedio siete meses de cada año. La densidad de cotización es baja. Si ahorras poco tendrás baja pensión", dijo respecto a la propuesta del retiro de los fondos al llegar a la edad de jubilación.

 Y casi finalizando el 2015, ante las constantes críticas a Daniel Schydlowsky por promover medidas que irían en contra del afiliado, este optó por presentar su renuncia.  

 Hay que recordar que en el Sistema Privado de Pensiones peruano existen más de cinco millones de peruanos que están afiliados a alguna AFP; sin embargo, solo la mitad de estos aporta con regularidad. 

 El objetivo es que todos los peruanos en el futuro puedan contar con una pensión.

Fuente: "La República", 04 de Enero del 2016