El arrendamiento de bienes del Estado estará gravado con el IGV

El arrendamiento de bienes inmuebles estatales que realicen las entidades del sector público nacional, con excepción de las empresas que conforman la actividad empresarial del Estado, estará gravado con el IGV En la medida en que califique de servicio habitual, según el numeral 1 del artículo 4° del Reglamento de la ley que regula dicho tributo.

De esta forma lo precisó Sunat, al responder una consulta mediante el Informe N° 98-2014-SUNAT/5D0000, emitido por su Intendencia Nacional Jurídica.

Así pues, a criterio del ente recaudador de tributos, si bien el inciso a) del artículo 2° de la Ley del IGV establece que no están gravados con dicho impuesto el arrendamiento y demás formas de cesión en uso de bienes muebles e inmuebles, siempre que el ingreso constituya renta de primera o segunda categorías para efecto del impuesto a la renta (IR), existe una precisión legal.

La décima disposición final del Decreto Supremo 136-96-EF precisa que, tratándose del servicio de arrendamiento de bienes muebles o inmuebles, la inafectación del IGV únicamente procede en el caso de que sea prestado por personas naturales y que los mismos generen rentas de primera y segunda categorías.

En ese contexto, la Sunat reconoce que de acuerdo con el numeral 1 del artículo 4° del Reglamento de la Ley del IGV para calificar la habitualidad considerará la naturaleza, características, monto, frecuencia, volumen y/o periodicidad de las operaciones, a fin de determinar el objeto para el cual el sujeto las realizó.

Agrega esta norma que tratándose de servicios, siempre se considerarán habituales aquellos servicios onerosos que sean similares con los de carácter comercial. El ente recaudador precisa, además, con el mismo informe que el usufructo y la servidumbre de bienes inmuebles estatales realizados por las entidades del sector público nacional con excepción de las empresas que conforman la actividad empresarial del Estado, se encontrarán gravados con el IGV.

Ello, en la medida en que los ingresos obtenidos por dichos conceptos provengan de servicios comerciales, entendidos como la cesión temporal de bienes que son objeto de comercio en una organización empresarial.

Fuente: “El Peruano”, 25 de noviembre de 2014.