Ley de Libertad Religiosa: Adrianzén anuncia cambio en la norma

El ministro de Justicia Gustavo Adrianzén anunció que, en las próximas semanas, será aprobada la modificatoria al reglamento de la Ley de Libertad Religiosa (Ley 29635), con el motivo de hacerla “más próxima a todas las confesiones que tenemos en el país”.

“El documento está siendo puesto en consulta de todas las confesiones que tenemos en el país. Queremos lograr el mayor de los consensos para que en breve plazo podamos estar anunciándolo”, detalló Adrianzén, a su salida de la Acción de Gracias por el Perú, celebrada ayer por las iglesias evangélicas del país.

La modificatoria anunciada, comentó Adrianzén, responde a que han transcurrido cuatro años desde la puesta en vigencia del reglamento de la Ley de Libertad Religiosa y no se han podido ni inscribir nuevas confesiones ni reinscribir las anteriormente suscritas.

“Esto es un síntoma de una necesidad de cambio y de la necesidad de una modificación para hacerlo más próximo a todas las confesiones que tenemos en el país. Con ello destacamos la vocación plural que tiene el gobierno del presidente Ollanta Humala, con la coordinación con todas las confesiones”, acotó el titular de Justicia.

En esa línea, Gustavo Adrianzén consideró importante que el Estado conozca a las diferentes comunidades de fe a través de un registro, elaborado por la Dirección de Asuntos Interconfesionales del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

Sin embargo, el ministro señaló que la relación del Estado con las entidades religiosas va más allá de la inscripción en un registro.

Cabe anotar que el registro de entidades religiosas nació con el Decreto Supremo Nº 003-2003-JUS. Hasta diciembre del 2010 se inscribieron 158 entidades religiosas.

Mediante la Ley de Libertad Religiosa publicada el 21 de diciembre de 2010 se dispuso la reinscripción de esas entidades y su reglamento, aprobado en el 2011, aprobó los requisitos, que en esencia son los establecidos desde el principio, adicionando uno más: el de un mínimo de mil fieles.

Fuente: El Comercio, 31 de julio de 2015