OSCE supervisa bases en más procesos de selección

Observaciones a las bases relacionadas con requerimientos técnicos mínimos de la contratación, factores de evaluación y la documentación obligatoria exigida por las entidades constituyen los principales pronunciamientos del Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado (OSCE) en su rol fiscalizador.

 

La entidad informó que cerca del 45% de las bases elevadas en 2014 fueron solicitadas por proveedores de Lima. Mientras en 2012 se procesaron 756 bases elevadas por entidades de los tres niveles de gobierno; la cifra en 2014 aumentó a 1,637 (116%).

“Esta situación revela la confianza de los proveedores participantes en el saneamiento administrativo a cargo del OSCE, en cumplimiento del procedimiento Nº 85 del TUPA de la entidad”, comentó un vocero del OSCE.

 

Evaluación

El pronunciamiento consiste en la evaluación de las bases de un proceso de selección cuando se considera que la absolución de las observaciones efectuadas por el órgano competente de la entidad no se ajusta a la normativa de contratación u otra de carácter complementaria o conexa.

 

Por tanto, mediante estas acciones, la subdirección de supervisión y monitoreo del OSCE verifica cinco aspectos esenciales para el saneamiento de las reglas de juego en procesos de selección.

 

Primero, la procedencia del trámite de elevación de observación, acorde con los supuestos del artículo 58 del reglamento y lo dispuesto en la Directiva N° 006-2012-OSCE/CD Elevación de observaciones a las bases y emisión de pronunciamiento.

 

Luego, el contenido de las solicitudes de elevación de observaciones; tercero, el registro de participantes y los documentos de aprobación emitidos en los actos preparatorios del proceso; cuarto, la totalidad de consultas y observaciones formuladas por todos los participantes, así como la respuesta dada por el comité especial en los pliegos absolutorios para cada una de ellas; y, finalmente, la información registrada por la entidad en la convocatoria del proceso, es decir, las bases y el resumen ejecutivo.

 

Se revisan, además, las normas conexas que resulten aplicables a la materia objeto de contratación, como podría ser de residuos sólidos, servicios de tercerización, medicamentos o material médico.

 

Transparencia del proceso

Cada pronunciamiento del OSCE es de público conocimiento a través de la Plataforma Seace y representa el resultado de la revisión de la información que la entidad remite al elevar las bases, así como de las disposiciones sobre cada una de las observaciones entregadas y/o cuestionamientos dados, e incluye reglas de oficio que el comité especial deberá implementar en la integración de las bases a fin de sanear el proceso. La acción supervisora del OSCE, asimismo, es de segundo nivel.

 

Fuente: “El Peruano”, 24 de marzo de 2015.