Cinco jueces se disputarán presidencia del Poder Judicial

Los jueces supremos Víctor Prado Saldarriaga, Vicente Walde Jáuregui, Ana María Aranda Rodríguez, Víctor Ticona Postigo y Jacinto Rodríguez Mendoza son voceados como candidatos para la presidencia del Poder Judicial, en el periodo 2015-2016. Cinco candidatos es inusual a estas alturas de la elección, prevista para el jueves 4 de diciembre, y muestra la desconfianza que existe entre los 19 magistrados supremos que decidirán.

En anteriores oportunidades, a falta de un poco más de dos semanas para la elección, lo normal eran tres candidatos: dos claros favoritos y un tercero que buscaba una mejor posición u otro cargo. Pero hoy varios jueces supremos sienten que si comunican muy temprano sus preferencias podrían ser manipulados, como sucedió en diciembre con la elección del actual presidente Enrique Mendoza.

La situación mantiene latente la expectativa de varios aspirantes. De lo poco que se sabe, el que mejores opciones posee es el doctor Víctor Prado Saldarriaga. Es, además, el más conocido fuera del mundo jurídico. Es uno de los tres integrantes del tribunal supremo especial que condenó a Alberto Fujimori y actualmente integra la Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema. 

Prado Saldarriaga cuenta con el respaldo del sector que en las pasadas elecciones apoyó al doctor Luis Felipe Almenara Bryson. Es la mejor carta para dirigir el Poder Judicial en un periodo que será crucial en la lucha contra la corrupción y el crimen organizado, en casos como La Centralita, Orellana, César Álvarez, Roberto Torres, narcoindultos y otros que vienen y afectarían a la clase política.

Otro contendiente importante en esta elección es Walde Jáuregui, quien tendría el respaldo del actual presidente Enrique Mendoza y el popular Javier Villa Stein. Walde y Villa Stein fueron vitales en el sorpresivo triunfo de Mendoza en las elecciones pasadas
Vinculado al Apra, Walde es amigo del ex presidente Alan García Pérez y profesor de posgrado en la Universidad San Martín de Porres. Antes de reingresar a la magistratura fue abogado del cardenal Juan Luis Cipriani en la disputa por los bienes de la Universidad Católica del Perú (PUCP). 

El grupo que el 2012 promovió la candidatura de Duberli Rodríguez Tineo divide sus preferencias entre Víctor Ticona y Jacinto Rodríguez, en ese orden. Tineo preside la Sala Civil Transitoria y Rodríguez la primera Sala Constitucional y Social Transitoria, dos instancias por las cuales han pasado muchos de los litigios relacionados con el clan Rodolfo Orellana.

Luego esta la jefa de OCMA, Ana María Aranda, de discreta actividad en el organismo encargado de investigar y sancionar a los jueces por irregularidades en el ejercicio de sus funciones. La OCMA mantiene pendiente las investigaciones a los jueces vinculados al clan Orellana, algunos de los cuales, como en la Corte de Ucayali, se mantienen en sus puestos.

Cortes Superiores

El 4 de diciembre también habrá elecciones en la mayoría de cortes superiores de justicia. En la más importante corte, Lima, los candidatos son Ángel Romero Díaz, que perdió la elección pasada por un voto, Oswaldo Ordóñez Alcántara, actual presidente de la Asociación Nacional de Magistrados, y Luis Arce Córdova.

Romero ya fue presidente de la Corte, pero apenas pudo ejercer el cargo por una suspensión de la OCMA, por lo que reclama una segunda oportunidad para dirigir el aparato administrativo de los jueces. Ex personero legal del Apra y hoy distanciado de García Pérez, quien pidió su destitución, Ángel Romero perdió las pasadas elecciones por un voto, frente a Iván Sequeiros.

Ordóñez Alcántara es el presidente de la Asociación Nacional de Magistrados desde mayo del 2012 y encabezó las protestas el año pasado por la escala remunerativa de los jueces. En mayo de este año, se le cuestionó por rubricar una sentencia que prohibió la importación de pesticidas genéricos, lo cual beneficiaba a poderosas farmacéuticas que venden agroquímicos de marca y en perjuicio de agricultores que tienen que gastar más en dichos productos. 

La elección de los presidentes del Poder Judicial y las principales cortes superiores se define a dos vueltas. Si en la primera votación ningún candidato obtiene más del 50% de los votos, de inmediato los más votados pasan a una segunda vuelta, donde se gana por mayoría. Los ganadores asumen el cargo el primer día útil del próximo año. 

DATOS

Antes, a poco más de dos semanas para la elección, lo normal eran tres candidatos: dos claros favoritos y un tercero que buscaba una mejor posición u otro cargo.

La elección de los presidentes del Poder Judicial y las principales cortes superiores se define a dos vueltas. Si no alcanzan el 50%, los más votados pasan al balotaje.

Fuente: “La República”, 17 de noviembre de 2014.