Mejorará acceso a la justicia para las comunidades

Las condiciones de acceso a la justicia de las comunidades nativas y campesinas, así como de sus integrantes y de las personas auto identificadas como indígenas, serán mejoradas ostensiblemente.

Esto se prevé con la aplicación del protocolo recientemente aprobado por el Consejo Ejecutivo del Poder Judicial (CEPJ) mediante la Resolución Administrativa N° 156-2015-CE-PJ, que establece las pautas de articulación interinstitucional entre las entidades del sistema de justicia estatal para asegurar a dicho grupo poblacional una adecuada atención y orientación legal.

Líneas de acción

El documento, denominado Protocolo de atención y orientación legal con enfoque intercultural a funcionarios del sistema estatal de justicia, tiene cinco líneas de acción específicas.

La primera apunta hacia la interpretación intercultural de las normas legales a fin de consolidar procedimientos, actuaciones y decisiones interdisciplinarias a enfoques respetuosos de la costumbre.

Otra línea de trabajo se refiere a la atención especializada por funcionarios idóneos, la sistematización de la experiencia y la coordinación interinstitucional estatal.

La quinta línea de acción está referida a la retroalimentación de la atención y la orientación con base en el discurso de las comunidades campesinas y nativas, y rondas campesinas.

Estos parámetros de trabajo descansan en principios generales y procesales como de defensa, pro pueblo indígena, equidad jurídica y de no discriminación.

En ese contexto, el primer paso para iniciar la intervención del sistema de justicia estatal con pertinencia cultural será preguntar cómo se identifica a sí misma la persona o el grupo al que pertenece.

Tratándose de colectivos, las autoridades del Poder Judicial, el Ministerio Público, la Defensa Pública y la Policía Nacional del Perú, al momento de identificar a una comunidad campesina o nativa, además de los mandatos constitucionales y legales, deberán considerar el marco jurídico internacional como vinculante para la identificación de estas organizaciones en tanto pueblos indígenas.

Corresponderá a las autoridades respetar las lenguas originarias de los integrantes de las comunidades nativas y campesinas, respetando sus costumbres y creencias.

Cuando un funcionario del sistema de justicia oriente a un beneficiario del protocolo que pretenda interponer una demanda o denuncia, deberá informarle de todas las consecuencias a las que puede llevar un proceso, así como de las diferencias existentes con el sistema jurídico especial.

El documento delimita las acciones específicas de la Oficina Nacional de Justicia de Paz y Justicia Indígena del Poder Judicial, y de las oficinas de apoyo a la justicia de paz, entre las que figura comunicar sus derechos a las comunidades.

Fuente: “El Peruano”, 13 de Setiembre de 2015.