La gratificación seguiría exonerada de descuentos ¿debería ser solo por este año o de forma permanente?

El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) presentó ayer al Congreso un proyecto de ley que plantea ampliar por un año más la exoneración de descuentos a las gratificaciones de julio y diciembre, tanto para los trabajadores del sector privado y público.

Tal como sucedió hasta diciembre del 2014, las gratificaciones no tendrían el descuento de los aportes a las ONP o AFP, y el aporte a Essalud sería también entregado al trabajador. En conjunto, con ello el trabajador en su gratificación recibe un 22% más respecto al sueldo neto que recibe todos los meses.

Sin embargo el proyecto de ley indica que la medida solo regirá hasta el 31 de diciembre. “No puede ser de carácter permanente porque deteriora el financiamiento de las prestaciones de salud y pensiones de los trabajadores”, señala el proyecto de ley del MEF.

Cabe recordar que en el Pleno del Congreso ya está agendado otro proyecto de ley, respaldado por la oposición, que busca la exoneración de los descuentos en la ‘grati’ de forma permanente. Por ello aún habrá que esperar qué decide el Congreso sobre estas propuestas.

¿Qué opinan los analistas sobre esta disyuntiva?

El exviceministro de Economía, Carlos Casas, se mostró de acuerdo en que la exoneración sea solo temporal, hasta que la economía se recupere.

“La medida evitará reducir el gasto, pues se mantendría este año la inyección que hubo el año pasado”, indicó.

Refirió que hacer la exoneración permanente afectaría los ingresos previstos de Essalud. “Afectaría la calidad del servicio y luego Essalud le pide al MEF los recursos que ya no tienen, que son cubiertos por el tesoro público, a cuento de los impuestos de todos los peruanos”, anotó.

Por ello agregó que una vez que el consumo privado vuelva a crecer a tasas de 5% o más –actualmente ha bajado a 2%- entonces sería momento de retirar la exoneración de los descuentos.

En contraparte, para el economista Jorge González izquierdo, la exoneración debería ser permanente pues indica que Essalud no ha sido gravemente afectado desde que se aplicó la medida en el 2009.

“La Sunat ha informado que los ingresos de Essalud subieron en términos reales en 6% el último año, estando los descuentos en vigencia. No es cierto que tenga menos ingresos”, señaló.

Asimismo, respecto al impacto en las menores pensiones que recibiría el afiliado a la AFP, el economista señala que el trabajador podría usar esos fondos extras como aporte voluntario a su AFP.

“Se le debe dar la oportunidad de escoger al trabajador, si está preocupado por su pensión, puede aportar voluntariamente, o sino debe tener el derecho a gastar ese dinero”, indicó.

Asimismo, González Izquierdo subraya que hacer la exoneración temporal solo por este año puede tener efectos contrarios a generar un mayor consumo.

“Al ser una medida transitoria, la mayoría de la gente usará ese recurso extra para ahorrar o pagar deudas. En cambio, si fuera permanente, la gente podría usar ese dinero en gastar más. Entonces, al ser temporal, el efecto en la economía sería acotado”, anotó.

“Gestión”, 30 de abril de 2015