Pleno del Congreso aprueba proyecto de ley sobre ‘voto golondrino’

Con 81 votos a favor, diez en contra y ocho abstenciones el Pleno del Congreso aprobó este jueves 12 un dictamen de las comisiones de Constitución y de Descentralización para modificar artículos de la Ley Orgánica del Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (RENIEC), a fin de conjurar los efectos del llamado ‘voto golondrino’.

 

El referido proyecto plantea modificaciones sobre incorporación y actualización de datos en el DNI y respecto de los efectos del cambio domiciliario en el padrón electoral.

 

Fernando Andrade Carmona, autor de un proyecto en ese sentido, destacó los alcances de la propuesta en la medida que apunta a señalar el domicilio exacto de los ciudadanos para enfrentar casos como su atención médica, tratándose de accidentes u otras situaciones. También servirá, dijo, para conocer las direcciones de las personas que residen en el exterior. Además, se debe incluir en el Documento Nacional de Identidad (DNI) la dirección exacta, es decir aquella en la que reside la persona titular de ese documento, según precisó.

 

La legisladora Luz Salgado Rubianes, autora de otra propuesta, se mostró sorprendida porque no se había distribuido el texto sustitutorio con los aportes y sugerencias que ya habían sido consensuados en anteriores sesiones. Salgado insistió en la importancia de fijar una norma precisa respecto de los ‘votos golondrinos’, a fin  de evitar atentados y medidas contrarias a la voluntad popular, tratándose de procesos electorales.   

 

El proyecto de ley había sido abordado en sesiones anteriores y quedó en un cuarto intermedio. En esta oportunidad se alcanzó un nuevo texto sustitutorio fruto de los aportes de los parlamentarios durante el debate.

 

DEBATE

 

Tras las intervenciones de Rubén Condori Cusi y Marco Falconí Picardo, que precisaron aportes y sugerencias para perfeccionar el dictamen, el legislador Javier Velásquez Quesquén observó que se quería burocratizar y exagerar trámites a las personas para que, con cierta frecuencia, se les obligue a cambiar su DNI. Criticó que se fuera a obligar a una persona a cambiar su DNI apenas contrajese matrimonio, por ejemplo.

 

Pedro Spadaro Phillips reconoció la buena intención que se buscaba con la propuesta, pero alertó que el proyecto no resultaba oportuno y era un despropósito. Subrayó que hay gente que quiere emitir su voto en su tierra y eso no se le permitiría en adelante al ser cambiado su domicilio en su DNI.

 

En opinión de Javier Bedoya de Vivanco, se debería de dejar las cosas como están y no introducir modificaciones que podrían afectar a los ciudadanos que, por ejemplo, residen en un lugar pero realizan sus actividades económicas en otra jurisdicción. Subrayó que ello contribuiría a una mayor confusión a la ciudadanía en la medida que se trataba de proponer medidas contradictorias respecto de disposiciones ya consideradas en el Código Civil.

 

Fuente: “El Congreso”, 12 de marzo de 2015.