Miembros de la administración de justicia militar policial serán capacitados

 

El fuero militar policial busca optimizar justicia castrense a través de la ejecución de un programa descentralizado de actividades de capacitación jurídica.

Con esta estrategia, a cargo del Centro de Altos Estudios de Justicia Militar (Caejm), los preceptos del nuevo Código Penal Militar Policial (Decreto Legislativo N.° 1094) se difunden a magistrados especializados, militares y policías.

 “Nuestros hombres no deben incurrir en los graves delitos de función, por desconocimiento o ignorancia de la ley especial que los rige”, sostuvo el presidente de dicho fuero, general Juan Pablo Ramos Espinoza. “Buscamos optimizar la administración de justicia especializada capacitando a nuestros operadores jurisdiccionales y fiscales del ámbito militar en la identificación y el tratamiento del delito de función”, agregó.

El Caejm llevó a cabo la primera conferencia denominada “El derecho procesal penal militar” en la sede de la Corte Superior de Loreto, situada en la ciudad de Iquitos.

En el acto se expusieron las nuevas disposiciones de la legislación militar policial. Se adiestró también a los jueces y fiscales militares policiales asistentes sobre el uso de las figuras jurídicas incorporadas en el nuevo Código Penal Militar Policial y la aplicación de los nuevos criterios legales establecidos para el juzgamiento e investigación de los delitos de función militar policial.

El citado programa, mediante conferencias especializadas, continuará ejecutándose en todas las regiones donde tiene competencia el fuero militar policial.

Cabe recordar que el nuevo Código Penal Militar Policial, a partir de su artículo 58, tipifica como delitos la traición a la patria, la rebelión militar policial, el motín, la sedición, y la negativa del militar o del policía a evitar estas conductas. Asimismo, tipifica otros delitos como la conspiración del personal militar policial para violar información relativa a la defensa nacional, la violación de consigna, el abandono de comando, el hurto de material destinado al servicio, la certificación falsa sobre asuntos del servicio y la desobediencia.

 

Fuente: “El Peruano”, 09 de abril de 2015.