Blanca Paredes y Rodolfo Reyna presionaron a árbitros del caso Oncoserv

Cuando Rodolfo Orellana Rengifo tuvo que huir del país, en julio del 2014, perseguido por la fiscalía, los abogados Blanca Paredes Córdova y Rodolfo Reyna Salinas habrían seguido adelante con los negocios de la organización.

Así lo reveló ayer la fiscalía en una audiencia en la Sala Nacional de Apelaciones, que evaluó la situación de Blanca Paredes. Ella está en libertad, pero cuestiona que la fiscalía la detuviera por cuatro días.

Según un colaborador eficaz, precisó la fiscalía, mientras Orellana estaba prófugo, Paredes Córdova y Reyna Salinas se encargaron de presionar a los árbitros Pablo Iglesias y Hernán Talavera, a continuar el proceso contra el Gobierno Regional de Arequipa y a favor de la empresa Oncoserv.

Orellana pretendía embargar 44 millones de soles al gobierno arequipeño. El fallo del tribunal arbitral salió en diciembre del 2014, cuando Orellana ya estaba preso.

El colaborador eficaz precisó que Orellana pretendía quedarse con la mitad de ese dinero, 22 millones de soles, para pagar su defensa y que Blanca Paredes y Rodolfo Reyna habrían colaborado con ese objetivo.

La fiscalía sospecha que Paredes sigue actuando para la organización y que por eso, hasta hace unas semanas, visitó a Rodolfo Orellana, en el penal de Piedras Gordas.

El juez superior Rómulo Carcausto Calla, uno de los integrantes de la Sala de Apelaciones, pareció molestarse por las sospechas de la fiscalía.

La señora no tiene ningún impedimento para visitar a Orellana en prisión, increpó el magistrado. Pero ella no es su abogado y nosotros pensamos, de acuerdo con la información recibida, que podría estar coordinando otras acciones, respondió la fiscalía.

El Ministerio Público cuestionó que los jueces Edita Condori Fernández, Sonia Torre Muñoz y Rómulo Carcausto Calla resuelvan la situación de Paredes, pues ellos son contrarios a la detención preliminar por 15 días.

Condori y Carcausto se aferraron a resolver el caso. Torre se quiso apartar, pero no se lo permitieron. Si ratifican la prisión preliminar no procede por 15 días, eso no solo favorecerá al clan Orellana sino a todo el crimen organizado.

Los fiscales y los jueces Richard Concepción Carhuancho y Ricardo Manrique Laura consideran que sí es legal la detención por 15 días. La Sala de Apelaciones mandó investigar a Manrique, por tener esa posición.

Concepción precisó que una detención por 24 horas, no permite investigar a la fiscalía y desampara a la sociedad. Al contrario, la Sala de Apelaciones parece creer que hay que proteger a los que delinquen.

Paredes se declaró inocente

Blanca Paredes Córdova cuestionó el trabajo de la fiscalía contra el lavado de activos. Señaló que su hermano Giovanni Paredes la denunció 264 veces en la pugna por la Plaza Arenas, pero todos los casos se archivaron, menos la denuncia por lavado de activos que ve la fiscal Marita Barreto.

La Sala de Apelaciones resolverá en dos días si procede su detención preventiva. Ella ya está libre, por lo que si el fallo le es favorable, los beneficiarios serán otros detenidos o por detener.

                                                  Fuente: “La República”, 03 de julio de 2015