Caso Orellana: investigan a dos jueces y dos fiscales


Dos jueces y un fiscal en ejercicio, además de un ex fiscal superior, son sometidos a investigación por parte de la titular de la fiscalía especializada en Lavado de Activos, Marita Barreto Rivera, bajo la sospecha de haber pertenecido a la red de corrupción que encabezaba Rodolfo Orellana Rengifo.

Según fuentes relacionadas del caso, el "aparato legal" de Orellana no podría haber funcionado eficientemente cometiendo actos ilícitos, sin el concurso de las cuatro autoridades que Barreto tiene bajo estricto escrutinio.

Como parte de la operación "Tempestad", cuya ejecución se inició en esta semana, la fiscal Barreto ha detenido a 10 personas  que integraban el "aparato legal" de la organización criminal de Orellana.

En un principio el Ministerio Público contempló la decisión de ordenar el arresto  preventivo de dos jueces y dos fiscales. Pero la iniciativa tropezó con un inconveniente:   tres de los cuatro imputados se encuentran investigados por la Oficina de Control de la Magistratura y por la Oficina de Control Interno del Ministerio Público.

Sin embargo, los cuatro están comprendidos en la investigación de la fiscal Marita Barreto a la mafia de Orellana.

Los sospechosos son los siguientes:

- El fiscal especializado en Crimen Organizado, Guillermo Arellano Martínez, archivó hasta tres denuncias por presunto lavado de activos contra Rodolfo Orellana.

- El juez de Chimbote, Juan Matta Paredes, extendió un hábeas corpus a favor de Ludith Orellana Rengifo para impedir que un tribunal la procesara por usurpación agravada de un terreno en Lurín.

- Otro juez de Chimbote, Abel Gutiérrez Aponte, otorgó también un hábeas corpus esta vez en beneficio de Rosalía Vargas Schaus, testaferro de Rodolfo Orellana, para que no la investigara una fiscal por un caso de lavado de activos.

- Y a Mateo Castañeda Segovia se le atribuye –cuando cumplía funciones como coordinador de la Fiscalía contra el Crimen Organizado–, haber supuestamente influenciado al fiscal Guillermo Arellano para que desestimase una investigación a Orellana por lavado de activos.

La fiscal especializada en Lavado de Activos, Marita Barreto Rivera, fundamentó, en un voluminoso informe dirigido al fiscal de la Nación, Pablo Sánchez Velarde, por qué sometía a investigación a los jueces Juan Matta y Abel Gutiérrez, y a los fiscales Guillermo Arellano y Mateo Castañeda.

“De acuerdo con las declaraciones de los colaboradores eficaces se advierte que Rodolfo Orellana y Ludith Orellana, en su condición de líderes o cabecillas de una organización  criminal, contaron con la participación de funcionarios públicos (…) (que intervinieron) en presuntas actividades ilícitas, a cambio de pagos que aparecen en los registros contables de la red. (Los sobornos eran para que estas autoridades) emitieran pronunciamientos a favor de la organización criminal”,  explica la fiscal en el reporte de su investigaciones.

 

“La República”, 08 de mayo de 2015