Martín Belaunde es trasladado a Puno


El gobierno de Bolivia entregó este viernes a las 6.40 a.m. (hora peruana) a Martín Belaunde Lossio a las autoridades peruanas, en la zona fronteriza de Desaguadero. Un momento muy esperado por el gobierno de Ollanta Humala, ya que su exasesor de campaña podrá afrontar -finalmente y tras muchos impases- las acusaciones en su contra por utilizar su empresa para encubrir una presunta organización delictiva.

El propio presidente de Bolivia, Evo Morales, llegó en un helicóptero hasta esta zona de Desaguadero para entregar personalmente a Belaunde Lossio.

Por parte de Perú, acudieron el ministro del Interior, José Luis Pérez Guadalupe, y el procurador anticorrupción, Joel Segura.

La delegación peruana se trasladará hasta Juliaca para llegar a Lima a través de un avión de la Fuerza Aérea.

La captura

Belaunde Lossio fue capturado este jueves alrededor de las 3.00 p.m., cuando agentes policiales lo encontraron debajo de una cama en una vivienda ubicada en la calle 6 de Agosto, del departamento boliviano de Beni. Según informó posteriormente el ministro de Gobierno, Carlos Romero, el empresario no se resistió a la detención y fue hallado en perfecto estado de salud.

En tanto, según indicó el Ministerio Público, las autoridades peruanas que esperarán la entrega de Belaunde Lossio en Desaguadero serán el Fiscal Provincial Elmer Chirre Castillo, de la Fiscalía Supraprovincial Corporativa Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios;  dos médicos legistas y tres efectivos de la Interpol-Perú.

Hay que recordar que habían sido cinco días en los que Belaunde Lossio estaba en la clandestinidad, cuando el último domingo escapó de la vivienda de su primo Yuliano Arista “Curaca Blanco”, en donde cumplía arresto domiciliario.

A raíz de esta fuga, hubo un remezón tanto en el gobierno peruano como en el boliviano. El Ejecutivo envió rápidamente una comisión especial para el país vecino para conocer de cerca los detalles para su recaptura; aunque no se salvó de los dardos de la oposición. Por su parte, en Bolivia hubo más de una decena de detenidos -entre ellos policías, agentes de inteligencia y familiares de Belaunde Lossio-  y también cambios de altos rangos en el gobierno de Evo Morales, como el reemplazo de Carlos Romero en lugar de Hugo Moldíz.

Belaunde volverá así a Perú después del 1 de marzo, fecha en la que huyó luego de que el Tercer Juzgado del Santa dictara prisión preventiva de 18 meses en su contra por utilizar su empresa para encubrir una presunta organización delictiva.

Procesos

Está pendiente un pedido ampliatorio de extradición por lavado y también por los negocios con la empresa Antalsis en diversas regiones, después del 2011.

Martín Belaunde Lossio será traído al Perú para responder en principio por el caso La Centralita, y luego también deberá afrontar el caso Antalsis, junto a su amigo y colaborador Juan Carlos Rivera Idrogo, por presuntos delitos de corrupción de funcionarios, lavado de activos y asociación ilícita.

Belaunde Lossio no está incluido en la investigación por el asesinato de Ezequiel Nolasco y otros asesinatos cometidos en Áncash, por la organización liderada por el ex gobernador regional César Álvarez.

En lo inmediato, Belaunde deberá responder por delitos de peculado y asociación ilícita, en relación con las actividades de  La Centralita, el búnker de Álvarez, en Chimbote.

Este es el caso por el que se aprobó su extradición desde Bolivia. Martín Belaunde intentó fugar cuando el proceso de extradición estaba en ejecución, es decir, se debía proceder a su entrega al Perú.

La Centralita. Por este caso, se le considera uno de los cabecillas del clan Álvarez. Belaunde, de acuerdo con la fiscalía, estaba al mando del brazo propagandístico y de comunicación periodística de dicha organización delictiva.

Así, se le atribuye “haber contribuido –como cómplice secundario– a la apropiación y uso de recursos y bienes públicos por funcionarios públicos, con el objeto de sostener y sufragar los gastos de la llamada La Centralita (pretendida sucursal de Ilios Producciones), creada y dirigida por su persona, por intermedio de Jorge Burgos Guanilo”.

Este primer hecho se suscitó entre finales del 2009 y setiembre del 2011, en el inmueble ubicado en el jirón Los Pinos N° 600, de la urbanización La Caleta, en Chimbote, que fue uno de los primeros lugares donde operó la llamada La Centralita.

Lavado de activos. Luego de que este “búnker” fuera allanado por la fiscalía, en julio del 2011, recién aparece la empresa Ilios Producciones para dar visos de legalidad a las actividades que se realizaban en dicho edificio.

Por el caso La Centralita también se aprobó un segundo pedido de extradición a Bolivia, que está pendiente de ser presentado a ese país. El expediente aprobado por la Corte Suprema, a pedido del fiscal Elmer Chirre, se encuentra en la presidencia del Consejo de Ministros.

El caso Antalsis. Luego, el fiscal Elmer Chirre trabaja un segundo proceso contra Martín Belaunde. Es el conocido como caso Antalsis, que sería una segunda red criminal. Estaba dirigida por el propio Belaunde.

De acuerdo con la fiscalía, en este segundo caso, Belaunde operó de manera paralela e independiente a la organización de César Álvarez en La Centralita, en la región Áncash.

La fiscalía ha encontrado indicios de que se trata de una organización ilícita “horizontal y flexible” que desde el 2011 utilizó sus contactos políticos del más alto nivel, que llegaban a la presidencia de la República o el despacho de la Primera Dama de la Nación, para adjudicarse la licitación de obras públicas, en gobiernos regionales, locales e instituciones del Estado.

Este segundo proceso es por negociación incompatible, colusión y tráfico de influencias. La organización actuaba desde Cajamarca hasta el Cusco, entre otras regiones. La fiscalía deberá tramitar un pedido de ampliación de extradición para poder juzgarlo.

Claves

-Tiempo. A Martín Belaunde se le atribuyen actividades ilícitas ocurridas entre el 2009 y setiembre del 2011, en la urbanización La Caleta, en Chimbote; luego, en enero del 2011 y mayo del 2014 en las instalaciones de canal 25, Chimbote.

-Prisión. Al llegar al Perú, Martín Belaunde será evaluado por médicos legistas, pasará a la carceleta y lo más posible es que sea enviado al Penal de Piedras Gordas 1, en Ancón.

Fuente: “La República”, 29 de mayo de 2015.